Levítico

You are here:Inicio-Libros-Levítico

Levítico

por Toniolo, Ricardo Cesar

El título que los hebreos le dieron a este libro no es más que la primera palabra del libro, wayiqr’a, que significa “y llamó”. También encontramos que a veces se lo menciona como “la ley de los sacerdotes”. El término “Levítico” proviene de la LXX, y la causa de ello es que su contenido se relaciona íntimamente con el servicio sacerdotal, a pesar de que también posee instrucciones para los laicos. El objetivo de toda la instrucción que contiene el libro era orientar al pueblo al respecto de la forma en que deberían presentarse las ofrendas y, en consecuencia, la pureza que exigía la participación en la adoración.
La autoría del libro se le atribuye a Moisés, ya sea por la tradición judía (Talmud, Mishná, según el historiador Flavio Josefo) o por la tradición cristiana. Para tales afirmaciones se utiliza la siguiente evidencia interna: el libro inicia con una conjunción que une el contenido de este con el contenido del libro anterior. Éxodo (el libro anterior) culmina con la presencia del Señor que se había instalado en el santuario, mientras que Levítico detalla que el Señor hablaba desde ese lugar.
Una evidencia externa la proporciona el mismo Señor Jesús. Es él quien afirma la autoría mosaica del libro de Levítico cuando se refiere al capítulo 14, en el evangelio de Mateo (8:4), al decir: “Ve, preséntate al sacerdote, y lleva la ofrenda que ordenó Moisés, para que sirva de testimonio”. Para los que afirman que Jesús es el Hijo de Dios, este argumento es definitivo. Jesús no podría equivocarse en afirmar que fue Moisés quien ordenó tal cosa.

2018-02-20T18:28:04+00:00

Deje su comentario